Tristitia - Abraham Valdelomar


Mi infancia que fue dulce, serena, triste y sola se deslizó en la paz de una aldea lejana, entre el manso rumor con que muere una ola y el tañer doloroso de una vieja campana.

Dábame el mar la nota de su melancolía; el cielo, la serena quietud de su belleza, los besos de mi madre una dulce alegría y la muerte del sol una vaga tristeza.

En la mañana azul, al despertar, sentía el canto de las olas como una melodía y luego el soplo denso, perfumado del mar.

Lo que él me dijera, aún en mi alma persiste; mi padre era callado y mi madre era triste y la alegría nadie me la supo enseñar...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DIRECTORIO

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More