El Trompo - Javier Diez Canseco (Cuento completo)




EL TROMPO

(José Diez Canseco)

I

Sobre el cerro San Cristóbal la niebla había puesto una capota sucia que cubría la cruz de hierro. Una garúa de calabobos se cernía entre los árboles lavando las hojas, transformándose en un fango ligero y descendiendo hasta la tierra que acentuaba su color pardo. Las estatuas desnu­das de la Alameda de los Descalzos se chorreaban con el barro formado por la lluvia y el polvo acumulado en cada escorzo. Un policía, cubierto con su capote azul de vueltas rojas, daba unos pasos aburridos entre las bancas desiertas, sin una sola pareja, dejando la estela fumosa de su cigarrillo. Al fondo, en el convento de los frailes franciscanos se estre­mecía la débil campanita con su son triste.

En esa tarde todo era opaco y silencioso. Los automóviles, los tranvías, las carretillas repartidoras de cervezas y sodas, los "colectivos", se esfumaban en la niebla gris-azulada y todos los ruidos parecían lejanos. A veces surgía la estridencia característica de los neumáticos rodando sobre el asfalto húmedo y sonoro y surgía también, solitario y escuálido, el silbido vagabundo de un transeúnte invisible. Esta tarde se parecía a la tarde del vals sentimental y huachafo que, hace muchos años, cantaban los currutacos de las tiorbas:

¡La tarde era triste,

la nieve caía! ...

Por la acera izquierda de la Alameda iba Chupitos y a su lado el cholo Feliciano Mayta. Chupitos era un zambito de diez años, con dos ojazos vivísimos, sombreados por largas pestañas y una jeta burlona que siem­pre fruncía con estrepitoso sorbo. Chupitos le llamaron desde que un día, hacía un año más o menos, sus amigos le encontraron en la puerta de la Botica de San Lázaro pidiendo:

-¡Despácheme esta receta! ...

Click aqui para ver el cuento completo...

Si no funciona el anterior, haz click aqui


Bookmark and Share

4 comentarios:

Carlos Cerdán dijo...

Excelente blog, gracias por poner a disposición "El trompo", le sirvió a mi hijo para la tarea de "comunicación".

Una recomendación: quita la marca de agua de la versión PDF, es suficiente con que la referencia a tu blog aparezca en el encabezado de la hoja, la susodicha marca es irritante, así fueses el autor original de este cuento.

Por lo demás, nuevamente muchas gracias.

Anónimo dijo...

Es de la familia Diez Cnaeco, pero no es Javier el autor. Corrige eso.Hay jóvenes que creen todo lo que ven en intenet y van a confundirse.

Anónimo dijo...

mas cosas ese cuento no esta completo

Anónimo dijo...

PARA Q PONEN ALGO ES UTIL YNO FUNCIONA

Publicar un comentario en la entrada

DIRECTORIO

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More